Sigue a

Sala de formación


Una de las cuestiones que necesitamos en las empresas es que cuando contratamos a un empleado este sea productivo al 100 % desde el primer día. Eso es lo ideal y por lo tanto por ello pedimos cierta experiencia en determinados programas. Pero que ocurre con las aplicaciones a medida para nuestra empresa. Siempre será necesario una formación. La curva del aprendizaje en la empresa debe ser lo más corta posible en estos casos.

En muchos casos no se ha tenido en cuenta este factor al contratar nuestro ERP, por ejemplo, y ha resultado un programa poco intuitivo. A la hora de formar un nuevo empleado el periodo de adaptación hasta que resulte 100% productivo puede ser largo, lo cual nos provocará un estrés laboral al haber contratado a una persona nueva que tarda en adaptarse y además demanda la ayuda de otra que ya está formada para realizar su labor.

¿Cómo podemos solucionar estos problemas con nuestras aplicaciones informáticas? Pues en primer lugar contratando a personas que hayan trabajado con estas aplicaciones u otras similares, lo cual reducirá el periodo de aprendizaje de forma sustancial. Es más sencillo adaptar nuestros conocimientos a la aplicación de la empresa a la que me incorporo cuando ya tengo un bagaje con otras aplicaciones que se gestionaban de forma parecida.

Otra de las cuestiones que no ayudarán a reducir la curva del aprendizaje de nuestras herramientas informáticas será tener un plan de formación adecuado. Esto incluye tener una buena documentación sobre cómo es el programa, cómo se utiliza y de qué manera podemos ser más productivos en su manejo. Cuanto más didáctico sea el programa, más corto será el tiempo que se tarda en aprender su manejo.

En este aspecto es recomendable que haya una persona en nuestra organización encargada de la formación a los nuevos trabajadores. Tiene que ser una persona paciente y que sepa explicar de forma adecuada el manejo de los programas informáticos que necesitan para realizar el trabajo diario. Es necesario organizar la formación para centrarla en los aspectos básicos, para que en poco tiempo pueda desarrollar su tarea en solitario.

En este sentido, sería recomendable que la persona encargada de la formación fuera incentivada de alguna manera puesto que puede generar una tensión innecesaria puesto que pasado el primer momento de la formación seguirá tutorizando al nuevo empleado y realizando a la vez su trabajo habitual. Además esta labor de tutor suele prolongarse en el tiempo puesto que son los pequeños detalles los que más tardan en fijarse.

Así que podemos considerar otro aspecto a tener en cuenta a la hora de decantarnos por una u otra aplicación en nuestra empresa. He conocido casos de aplicaciones tan complicadas que esto ha llegado a ser un impedimento en la productividad de la empresa. Es un aspecto muy descuidado, que no tiene importancia si utilizamos aplicaciones comunes pero que cuando nos decidimos por aplicaciones propias debemos tener en cuenta. Y vosotros, ¿habéis considerado esta variable en la ecuación a la hora de decidiros por una u otra aplicación?

En Tecnología Pyme | Portales de formación, buscando cursos por la red
Foto | luisrivera

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario