Síguenos

Cuándo tu móvil es más potente, y caro, que tu equipo de sobremesa

En las empresas las estaciones de trabajo siempre han estado pensadas para dar un buen rendimiento una vez que estamos trabajando con nuestra aplicación principal. Si dicha aplicación además era ligera y estaba bien optimizada, no se necesitaban equipos muy potentes. En los móviles ocurre un poco lo contrario. Cada vez vamos a teléfonos cada vez más potentes y llega un momento en que tu móvil es más potente, y caro, que tu equipo de sobremesa.

Porque estos segundos, o minutos que podemos estar esperando en un equipo de sobremesa, a que se ponga en marcha, a que abra otra aplicación o nos muestre una página web o el correo electrónico, en un teléfono móvil tiene difícil encaje. Por lo general los usuarios que hacen un uso intensivo del smartphone, sólo dispondrán de un instante para hacer esa consulta y no pueden estar esperando.

Por lo tanto, se da la paradoja de que mientras las estaciones de trabajo en las empresas, en muchos casos van justas de potencia, o incluso se ha apostado por sesiones virtuales en un Thin Client, en los móviles la potencia no para de aumentar. De esta manera estamos viendo algunos movimientos que buscan la convergencia entre ambos dispositivos, como el recientemente presentado Ubuntu Phone.

Convergencia de dispositivos

Personalmente lo veo todavía bastante lejos, pero tal y como se está evolucionando no sería descabellado que en unos cuantos años veamos a un comercial llegar y conectar su teléfono móvil a una pantalla, el teclado por Bluetooth para comenzar a trabajar en su mesa de trabajo.

En parte esta convergencia ya la estamos viendo con los tablets, donde ya sea desde Android con los convertibles, con los iPads a los que se les conectamos un teclado o los nuevos tablets con Windows 8, se busca la dualidad de trabajo tanto en movilidad, sin renunciar a la productividad que podemos conseguir en una estación de trabajo.

A mi juicio el éxito estará en el tipo de aplicaciones que utilicemos en la empresa. Si son aplicaciones creadas a medida, que se crearon hace años, será complicado utilizarlas desde móviles o tablets. Soluciones siempre existen para hacerlo, otra cosa es que luego resulte cómodo y productivo para los usuarios utilizarlas desde tablets.

Si por el contrario estamos utilizando aplicaciones bajo modelo SaaS o que disponen de aplicaciones específicas para estos dispositivos podremos aprovechar toda la potencia de nuestros móviles o tablets en el escritorio. Pero claro, se trata de aplicaciones que ya han sido pensadas para favorecer la movilidad.

En todo caso, depende del tipo de empresa y sus necesidades de movilidad que tenga. Si en definitiva en nuestra empresa el trabajo nos mantiene pegados a un despacho, puede que lo único que necesitemos sea un teléfono donde consultar el correo electrónico y poco más. En estos casos, bastará un móvil sencillo o una BlackBerry para cumplir a la perfección con esta tarea.

En Tecnología Pyme | Dime que equipos tienes y te diré que productividad vas a conseguir en tu empresa
Imagen | miniyo73

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios